26/06/2015 | INTERNACIONAL

A 107 años del nacimiento del líder popular chileno Salvador Allende

“Algún día América tendrá una voz de continente, una voz de pueblo unido. Una voz que será respetada y oída; porque será la voz de los pueblos dueños de su propio destino”.

Nació el 26 de junio de 1908, en el seno de una familia de clase media de Valparaíso, su padre fue un abogado que ocupó varios cargos políticos en Chile. De niño viajó por el país a causa de las actividades laborales de su progenitor, en su juventud realizó un año de servicio militar.

En 1924 inició su educación superior en la Universidad de Chile, donde se adentró en la política mientras realizaba estudios de Medicina. Tenía una profunda vocación social, en 1929 integró el grupo político universitario Avance. A los 25 años se convirtió en el primer secretario regional del recién fundado Partido Socialista de Chile.

Al obtener su título de médico cirujano, se dedicó a la medicina social, dejando como legado diversos trabajos sobre salud pública, como La realidad médico social chilena.

Antes de cumplir 30 años de vida, Allende fue electo Diputado por Valparaíso y Quillota. Bajo el Gobierno del presidente chileno Pablo Aguirre de la Cerda fue nombrado Ministro de Salubridad, Previsión y Asistencia Social. En 1945, fue electo Senador, cargo que ocupó hasta 1970, y llegó a a ser presidente de la Cámara alta del Congreso.

Luego de tres intentos de acceder a la Presidencia del país, Salvador Allende llegó a la primera magistratura chilena en 1970, apoyado por una coalición de partidos de izquierda llamada Unidad Popular.

Convencido de que el socialismo podía construirse sobre la base de las tradiciones democráticas chilenas en lo que se definiría como la vía chilena al socialismo, promovió importantes reformas políticas, económicas y sociales como la nacionalización de la gran minería del cobre y la reforma agraria.

Estas reformas provocaron una oposición que se desarrollaba tanto al interior del país como en el ámbito internacional, en particular EE.UU., que utilizó todos los recursos disponibles para poner fin el gobierno allendista. El país norteño promovió y financió a la oposición chilena que, a su vez, impulsaba acciones de desestabilización como paros de transporte y huelgas generales.

En el informe “Actividades de la CIA en Chile”, se puede leer: “La CIA también suministró ayuda a grupos militantes de extrema derecha para debilitar al Presidente y generar una atmósfera de tensión”.

Un agudo clima de polarización en el país suramericano y los desequilibrios económicos presentes fueron la excusa para que las fuerzas armadas chilenas, bajo el comando de Augusto Pinochet, se alzaran en un violento golpe de Estado, tres años después de iniciar la administración de Allende.

El mandatario se mantuvo en su cargo hasta el 11 de septiembre de 1973, día en que falleció en el Palacio de la Moneda. El fin de su Gobierno significó la instauración de una de las dictaduras más crueles de América Latina y que duró más de 16 años.

Fuente:http://www.telesurtv.net/telesuragenda/Salvador-Allende-en-pocas-palabras-20150612-0046.html

 

NEWSLETTER

Suscribite y recibí todas las novedades en tu email