Cristina Fernández y Evo Morales inauguraron el Gasoducto Juana Azurduy

Cristina Fernández y Evo Morales inauguraron el Gasoducto Juana Azurduy

La Presidenta Cristina Fernández y su par de Bolivia, Evo Morales, inauguraron el Gasoducto de Integración Juana Azurduy (GIJA), durante un acto en el Salón de las Mujeres del Bicentenario de Casa de Gobierno.
Los mandatarios se comunicaron mediante videoconferencia con la ciudad boliviana de Yacuiba, en donde accionaron la válvula del gasoducto el secretario de Energía, Daniel Cameron; el titular de Enargas, Antonio Pronsato y el presidente de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), Carlos Villegas.
La presidenta Cristina Fernández explicó que el nuevo gasoducto es de “48 kilómetros que van a inyectar 7 millones y medio de metros cúbicos por día. La capacidad del ducto va a llegar a 27 millones de metros cúbicos por día”. Señaló que “sin este gasoducto es imposible construir el otro gasoducto, el gasoducto del noreste argentino”, que va a beneficiar a las provincias de Misiones, Corrientes, Formosa, Chaco, el este de Salta y el norte de Santa Fe, que no cuentan actualmente con gas natural.

En ese sentido, indicó que el gasoducto del noreste “va a tener un costo de 25 mil millones de pesos para proveer gas natural a estas provincias”. “Viene a transformar el proyecto energético de la República Argentina, que fue un proyecto absolutamente radial”, consideró.

La jefa de Estado afirmó que con esta obra “estamos beneficiando a más de 3 millones de argentinos que en el noreste hoy no cuentan con este vital elemento”.

Por otra parte, resaltó que “Argentina invertía en infraestructura en 2003 1810 millones de pesos. En 2011 el presupuesto es casi 70 mil millones de pesos. Hemos crecido casi 28 veces desde aquel 2003”. “Hemos hecho ampliaciones de gasoductos por 25,8 millones de metros cúbicos por día”, afirmó.

Respecto al consumo de gas, puntualizó que en 2003 era de “118 millones de metros cúblicos al día; hoy estamos consumiendo 144 millones de metros cúbicos al día. Esto explica por qué hemos tenido un crecimiento del PBI de casi 80%” en los últimos ocho años. “Hay un millón y medio de hogares más que tienen gas. Un 26% más que en 2003”, apuntó.

La Presidenta afirmó que “para el que siempre tuvo luz, gas, agua, cloacas, auto, es difícil entender este crecimiento explosivo de la demanda, es gente que por primera vez ha accedido a un caloventor o a un calefón” y destacó que durante los últimos años “el crecimiento es también para sectores que siempre han tenido la ñata contra el vidrio”.

Así, resaltó que los problemas que generan la mayor demanda de energía “son los problemas del crecimiento, bienvenidos estos problemas”. Pero subrayó que se están “haciendo obras como este convenio con Bolivia”, para satisfacer esa demanda.

Asimismo, Cristina Fernández, enfatizó que “todos hablan y critican los subsidios, pero a la hora de consumir todos eligen la subsidiada. Es bueno que entiendan que hay energía disponible, pero que hay que pagarla”. “Estamos mucho mejor que en otras oportunidades. Me acuerdo cuando Kirchner era presidente y sufría cuando llegaba el frío”, recordó y apuntó: “Lo importante es tener las ideas y el trabajo para poder resolverlo”.

Por último, concluyó que el PBI del país “sigue creciendo. Seguimos con un alto nivel de producción, de inversión de consumo”. “Esta es la Argentina por la que hemos trabajando tantos argentinos, y que hemos soñado durante años tantas generaciones”, expresó la Presidenta.

Por su parte, el presidente boliviano Evo Morales, señaló que con la inauguración del Gasoducto Juana Azurduy se está “cumpliendo con una tarea que nos dejó nuestro querido presidente Néstor Kirchner”. Sostuvo que la integración es fundamental “para que dos pueblos hermanos podamos compartir nuestros recursos naturales. No para competir, sino para complementarnos juntos al servicio de nuestros pueblos”.

El jefe de estado afirmó que “necesitamos compartir su desarrollo tecnológico. Unos tenemos recursos naturales, otros tenemos tecnología, conocimientos científicos”. “Cuando hablamos de recursos naturales, específicamente sobre el gas, Bolivia puede convertirse en el centro de Sudamérica, en este recurso. Queremos compartir con los pueblos de Sudamérica”, aseguró.

Morales también agradeció a la presidenta Cristina Fernández “su solidaridad en momentos difíciles que tuvimos, sobre todo con el tema del trigo y la harina. Eso es solidaridad, es complementariedad, es ayudarnos entre presidentes para beneficio de nuestros pueblos”. “Me acuerdo también cuando soporté un intento de golpe de estado, estaban las presidentas de Chile, Argentina, los presidentes de Sudamérica, defendiendo la democracia”, remarcó.

“Hay problemas energéticos en el mundo, pero estoy seguro que trabajando juntos, pensando siempre en nuestros pueblos, como hizo el compañero Néstor”, se solucionarán, afirmó el Presidente boliviano. Y concluyó que el alcanzado hoy es “un compromiso no solamente de presidente a presidente, sino entre los dos pueblos”.

Asistieron a la ceremonia los gobernadores de Santa Fe, Hermes Binner, de Corrientes, Ricardo Colombi, y de Misiones, Maurice Closs; el jefe de gabinete, Aníbal Fernández, el canciller Héctor Timerman, el ministro del Interior, Florencio Randazzo, entre otros funcionarios del gobierno nacional, del gobierno del Estado Plurinacional de Bolivia, autoridades provinciales y municipales.

Gasoducto de Integración Juana Azurduy

La construcción de ese gasoducto, iniciada en diciembre de 2010, forma parte de los acuerdos binacionales que firmaron ambos presidentes en marzo de este año, en el contexto de la primera addenda al contrato de exportación de gas natural vigente desde 2006.
El ducto en Bolivia tiene 13 kilómetros y 32 pulgadas de diámetro y se extiende desde Campo Margarita, en el departamento sureño de Tarija, hasta Madrejones, fronteriza con Argentina.
En la Argentina, el gasoducto tiene una longitud de 35 kilómetros, desde Refinor hasta Campo Durán. Ese gasoducto se unirá al Gasoducto del Noreste Argentino (GNEA).
La compañía local Vertúa estuvo a cargo de su construcción, que demandó una inversión de 180 millones de dólares.
De 32 kilómetros de extensión, el gasoducto aportará entre 7,7 millones y 11 millones de Metros Cúbicos por día (MMmcd) y tendrá la capacidad de atender la demanda incremental en función al compromiso contractual de exportación del energético, el que se calcula en 11,6 millones para el invierno de 2012 y 13,5 millones de metros cúbicos en 2013.
Por su parte, el Contrato de Compra-Venta de Gas Natural celebrado entre Enarsa y Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), en 2006, compromete a las partes a entregar y recibir respectivamente cantidades crecientes de gas natural entre los años 2010 y 2027.

Publicado en Presidencia de la Nación, el jueves 

+ NOTICIAS