Progresistas…

Progresistas…

Iglesias no tuvo problemas y directamente vinculó a los Jefes Comunales del GBA con la venta de droga. Dijo, además, que estos mismos son uno de los peores males que aquejan a nuestro país. Mientras que Caparrós, minutos después, le contestó vagamente (cito textual): -Y sí… es muy probable que algunos Intendentes del Conurbano estén vinculados al narcotráfico.
Así, de una. Sin ofrecer ningún tipo de prueba escrita, oral o de imagen. Todo esto, en medio de una conversación elevada mediaticamente al rango de "debate": Iglesias y Caparrós, con Reynaldo Sietecase como mediador, discutían sobre si Elisa Carrió es de derecha o de izquierda. Les juro, discutían eso, en horario central y por un canal abierto.
Conozco a mucha gente que labura, milita, mantiene locales partidarios, pinta paredes, habla con los vecinos, en fin, gente que desarrolla un trabajo político y territorial descomunal, que si me lo pongo a pensar, reducen mi condición de activista a la de mero simpatizante.
Cuando escuchaba a estos dos, vociferar alegremente esas acusaciones (para que el operador del videograph tenga un epígrafe a mano) pensé en todos esos militantes que conozco y que se sienten muy identificados política y culturalmente con sus Intendentes. Pensaba también, que si Caparrós fuese una persona políticamente honesta, debería recorrer las Unidades Básicas del conurbano, para recomendarle a todas esas personas que no trabajen para narcotraficantes, que eso es algo que está mal.
Pero no, Caparrós e Iglesias prefieren esconderse en la impunidad que les ofrece lo que ellos gustan llamar "pensamiento progresista", y decir cualquier barbaridad en televisión (o en diario, una revista, lo que sea), como si estuviesen en la mesa de café.

Si ser progresista significa tener ideas pluralistas, democráticas, y ponerlas en práctica para lograr que todos vivamos en una sociedad mucho más justa, no hay ningún problema con eso.
Ahora, si el progresismo es el refugio adonde van a parar todos aquellos que detestan al peronismo, me parece un lugar perverso.
Hay una frase que el periodista Ernesto Tenembaum utiliza como muletilla: "lo más rancio de la política".
Tenembaum suele afirmar que Los Intendentes del GBA, pertenecen a "lo más rancio de la política". También cuando se refiere a algunos dirigentes sindicales, o cuando habla de algunos caudillos de las provincias, habla de "lo más rancio de la política".
Eso sí: nunca van a formar parte de "lo más rancio de la política" los dirigentes agropatronales que cortan rutas y derraman leche sobre el asfalto, ni los políticos del radicalismo que llevaron al país a la debacle institucional, y ni que hablar de los funcionarios socialistas de Santa Fe que (des) administran dicha provincia. Jamás.
Yo me siento identificado políticamente varios de los Intendentes del Conurbano, y no creo ser "lo más rancio de la política". Soy una persona que puede debatir ideas con cualquiera y hago, desde mi lugar, lo que creo mejor para mí país. No se que pensará Ernesto.
Otro ejemplo es el sociólogo Pablo Alabarces, que dice que yo pertenezco a una banda de xenófobos, racistas y discriminadores. Eso es lo que dice Alabarces de las hinchadas de fútbol, un fenómeno que afirma haber estudiado. Albaceres cita a Beatriz Sarlo para hablar de fútbol. Silencio piadoso.
Me gustaría que Alabarces vaya y le explique a mi madre mestiza, hija de un polaco y una entrerriana, y socialdemócrata desde hace décadas, que su hijo es xenófobo, racista, y discriminador, y que le cuente como llegó a esa conclusión.
La metodología de los Sicarios del Progresismo es siempre la misma: Desde una impostura de tipo piola, como hombres de lo que los multimedios llaman "la cultura", tiran el título que sirva para defenestrar a alguien.
Desde su insoportable levedad, estos personajes son una máquina de construir oraciones altisonantes para que estigmatizar y que no se note. Todo ello, por supuesto, muy bien adornado con esas palabras que gusta consumir "la gente" que necesita justificar su rechazo bien pensante hacia los sectores populares.

Publicado por El Conurbano en 24 conurban@s dijeron Etiquetas: Medios, Progresismo

+ NOTICIAS