Sacado del armario: debate político de agosto de 2007

Sacado del armario: debate político de agosto de 2007

Material de formación y discusión para los compañeros y compañeras militantes.  

Encuentro de militantes para la victoria 31 de agosto de 2007  

Documento para el análisis  

Introducción de Federico Martelli:

El Gobierno de Néstor Kirchner ha sido protagonista en la recuperación de la dignidad del Pueblo Argentino.

Hubo un crecimiento económico que no hubiera sido tal sin una política económica que priorizara el desarrollo nacional independiente al de los organismos de crédito extranjero. Pero la Argentina sigue padeciendo la desigualdad.

Como MUP deberemos avanzar en un programa de reivindicaciones que apunten a una política distributiva del producto de ese crecimiento. Por eso, este es un año clave y estos últimos meses son decisivos.

Está en juego la reelección de un proyecto político, el proyecto político que encabeza el presidente Kirchner, está en juego un modelo de distribución con inclusión social, lo que significa para nosotros la posibilidad de seguir construyendo una Argentina con trabajo, justicia social, libre y soberana durante cuatro años más. Si el triunfo de Cristina Kirchner no es contundente, los márgenes de maniobras van a ser escasos.

La Alianza continental que está en marcha hirió los intereses de Estados Unidos y del imperialismo, por lo que la derecha local está buscando una alianza para la desestabilización, operando con los sectores más concentrados del poder, que están dentro y fuera del gobierno. La derecha trabaja cotidianamente para que no se identifique a Kirchner con los sectores populares y también opera desde el Estado, porque parte del Estado está colonizado por sectores absolutamente contrarios a nuestros intereses y objetivos.

 A este panorama hay que agregarle que se hace cada vez más notoria la distancia entre las capas medias de la sociedad y el gobierno, a pesar de que la clase media se ha recuperado rápidamente gracias a las medidas salariales, y es la que más se ha beneficiado con el clima de estabilidad y el boom de consumo.

En este último tiempo, las problemáticas y las discusiones son impuestas por las grandes empresas de comunicación. El gobierno nacional ha tomado medidas sociales y económicas que han llevado a que una parte de la población esté en mejores condiciones que en los últimos años, siendo el único gobierno que creo empleo en los últimos años.

De todos modos pareciera que la percepción es otra, los medios y algunos empresarios están jugando a la desestabilización, para abrirle el camino a una oposición, hoy totalmente fragmentada. Además, el PJ sigue jugando fuerte.

Las provincias más importantes están teniendo elecciones adelantadas, antes de las del 28 de octubre. Esto es una muestra de poder de los gobernadores, en todas las provincias está ganando el oficialismo, que en general es PJ.

Como MUP y en todos los espacios en los que articulamos se abre una etapa interesante. Pasamos del reclamo de alimentos al reclamo de proyectos productivos y ahora a organizarnos en ejes de trabajo: juventud, salud, autogestión.

Para nosotros es el momento de la transversalidad y de la concertación. Por lo que en términos de construcción estamos llenos de tareas y de responsabilidades, debemos ponernos ejes y objetivos y transmitirlos con claridad.

En estos momentos lo que nos está fallando es la capacidad de conducción en cuanto a la comunicación, fundamentalmente de la comunicación hacia abajo. Estamos en un momento de transición, de cosas viejas que se mezclan con lo nuevo. Lo nuevo para el MUP no lo es por su propio desarrollo o por variables propias de la organización, lo es por el momento político y económico que atraviesa el país y la región.

Esta etapa de avance del Estado sobre el mercado, la política conduce la economía al revés que en la década de los ’90. Pasamos de un lugar de resistir a avanzar, con lo cual cambia la herramienta necesaria para ese avance.

En principio no se trata de descartar lo social o lo gremial, hay que decir como principio general de acción que desde abajo y en la fortaleza de la organización popular se centra una buena parte (al menos la mitad) de nuestras posibilidades de éxito.

Pero a la vez, el esquema de los movimientos sociales tal como se dio en la resistencia, abusando quizás del reparto de los recursos por encima de la política hace que hoy, en un momento de mejora cualitativa de la calidad de vida de los sectores populares, perdamos peso e injerencia en la sociedad.

Necesitamos recuperar centralmente el carácter político de nuestro accionar, esto es centralmente tener una iniciativa orientada no solo a resolver los problemas de lo “social” sino a dejar en claro una postura, un criterio de cómo debe moverse el Estado, la economía y la sociedad.

Recuperar la acción y la iniciativa desde la política supone un proceso lento pero decidido de modificar las formas y las acciones principales en las que se asientan las actividades de la militancia de la organización.

Posicionar compañeros, asumir espacios de gestión, tener capacidad de conducir son tareas para las cuales hay que formarse y capacitarse. Se acaba un tiempo y comienza otro, donde el perfil militante se asienta sobre la discusión de la profundización del modelo productivo y de inclusión social que comenzó a ser realidad en argentina a partir de mayo de 2003.

Debemos prepararnos para estos nuevos desafíos con la fortaleza de que lo que hicimos fue mucho pero no alcanza, vamos por más, vamos a construir la herramienta política necesaria para que nunca más se vuelva a las políticas de corte liberal que sufrimos en los ‘90, vamos para recuperar socialmente el Estado, vamos para ser la expresión de lo nuevo.      

Lo que se transcribe a continuación son los aportes de los compañeros que participaron en el encuentro.  

(Esteban Concia).

Los compañeros y compañeras que se encuentran hoy aquí reunidos forman parte del sector más dinámico del movimiento, por entender la situación del país y del movimiento hacia adelante.

El objetivo de esta reunión es tener un espacio de discusión y de toma de decisiones acerca de lo que está pasando en el país y hacia a dónde va el movimiento.

Este es el ámbito de conducción del movimiento, acá no vamos a definir un problema puntal que haya en un barrio, en una ciudad o en una cooperativa., acá vamos a definir los lineamientos generales de nuestro movimiento, que son los lineamientos que se van a ir expresando en la práctica, lo que se tiene que ir aceitando es la coordinación y la comunicación para nosotros.

Saldada de alguna manera la introducción al plenario, el desarrollo si ya tiene que ver con el análisis de la situación política pero no un análisis quieto, un análisis de números, sino el análisis vinculado con lo que estamos haciendo y cuál es el rol del movimiento, en el documento están punteados los ejes que de alguna manera marcan lo que está ocurriendo. Esa es una introducción inicial básica de lo está pasando. Entrando en el análisis podemos afirmar que estamos en una situación particular.

Evidentemente el MUP empieza a tener otra tarea, empieza a tener otro sentido, que tiene que ver con el momento histórico que estamos viviendo. Nosotros venimos de la resistencia, venimos de cubrir los baches del modelo neoliberal, venimos de cubrir los baches de la política de los ‘90, la política de hambre, de desocupación.

Ahí nos encajamos nosotros, para resolver problemas del hambre es más urgente, a resolver problemas más necesarios, más vinculados a los problemas territoriales concretos. Ahora llega un momento en donde el país empieza a transformarse, en donde los índices económicos son otros, donde empieza a haber otras condiciones de vida concreta, entonces para que la Argentina siga construyéndose como un país con inclusión social, como un país productivo, como un país con soberanía empieza a ser necesario darse otra tarea, que tiene que ver centralmente con darse una tarea política.

En el documento está planteada más de 20 veces la palabra política, de alguna manera es lo que estamos planteando acá. Vamos a tener que construir lo que significa política para todos, porque venimos de la etapa de la resistencia como movimiento social, como movimiento que resuelve problemas sociales y tenemos que efectivamente empezar a discutir qué es esto de reconocerse como actor político, que por cierto no es hacer un corte tajante y decir que lo que hicimos hasta acá esta mal, que ahora hacemos otra cosa.

El proceso que empezó hace cuatro años es un proceso abierto de transformación y que tiene que ver centralmente en tener un rol mucho más de participación política en la definición de un modelo de país que se viene.    

 (Federico Martelli).

Como dijo Esteban la idea de esta reunión era nuclear a la militancia del movimiento de la provincia de Buenos Aires y Capital, salteando un poco lo que son las barreras orgánicas, ustedes saben que por una cuestión de funcionamiento, practicidad, de orden, de encuadramiento, nosotros tenemos una postura orgánica, con responsabilidades, que hacen al funcionamiento cotidiano y hacen que el MUP funcione y resuelva cosas todos los días, pero es importante romper esa barrera y juntar a la militancia, a la militancia del MUP, a los que militan socialmente con conciencia política y social.

Como decía Esteban tenemos que estar más articulados, tenemos que tener más discusión entre nosotros, para poder llevar adelante las definiciones en cada uno de los territorios y cada uno de los lugares de trabajo, en este sentido a mi me parece fundamental tener en cuenta y poner por delante el valor de la militancia como motor de la acción política.

Nosotros tenemos un movimiento que se podría decir que es grande, con más de 15 provincias, con miles de afiliados, con trabajo territorial, con trabajo estudiantil, trabajo de juventud, con los proyectos adolescentes, con cooperativas, estamos vinculados a la CTA, en estas elecciones se presentan compañeros y compañeras como candidatos del FPV, sin embargo toda esta estructura que parece gigante, es una cáscara vacía sin la militancia, porque la militancia cotidiana es lo que le da vida a esto.

Después, como producto de cómo se construyó el movimiento, que es un movimiento de masas, que en lo peor de la crisis aglutinaba en los barrios a los compañeros que tenían hambre, que necesitaban un espacio de participación,  que se fueron acercando y así construimos los comedores, cargamos los planes, hicimos los proyectos adolescentes, donde hoy tenemos mil pibes, pero si no están los militantes esto se cae, porque no hay que confundir un afliado o a un integrante con un militante, que es el que le da dinamismo a esto y es el que le da la permanencia en el tiempo.

Tampoco se puede creer que los militantes pueden hacer todo si no se tiene un trabajo de masas, porque nosotros somos dinamizadores, somos conductores, somos dirigentes, pero el cambio lo hacemos con el conjunto de los trabajadores, con el conjunto de los sectores humildes, con el conjunto de los sectores de la juventud.

La importancia de las mesas, de estos debates, cuando quedan tan solo 58 día de las elecciones, es fundamental para que cada uno vuelva a su territorio mañana con la cabeza bien aceitada y sepa hacia donde estamos caminando y que se puedan expresar esas dudas, de por qué hacemos esto, o esto otro.

Que cada uno se pueda expresar libremente, acá ninguno nació iluminado, porque yo se que los compañeros por vergüenza no preguntan ciertas cosas y en un ámbito como este, entre militantes, entre amigos, en muchos casos creo que puede servir para eso también y en definitiva el objetivo tiene que ser que el día de mañana, cada uno de ustedes vuelva a la militancia con ideas más claras y con mayor capacidad de acción.

Si hoy, en este encuentro tenemos una lista con 40 militantes, ustedes fíjense que, por ejemplo,  en la provincia de Buenos Aires, nosotros tenemos dos mil integrantes y sólo 40 militantes, esta es la fuerza real organizada que tenemos, la de los militantes, lo que tenemos que ver es cómo hacemos de acá en adelante para multiplicarnos, que cada uno traiga un militante más, pero no el de la esquina, cada uno vaya mirando, seleccionando, discutiendo con los compañeros y que cuando lleguemos a diciembre, con los encuentros para los militantes, podamos decir que somos doscientos o doscientos cincuenta militantes, que es la fuerza del MUP que yo estoy convencido que necesita Cristina y que necesita el presidente para llevar adelante los cambios para trasformar la Argentina.

 La verdad, no voy hablar mucho porque quiero escucharlos a todos, pero dos o tres cositas quería dejar como introducción:

En primer lugar después del cuarto año del gobierno de Kirchner, fíjense que desde el estado nacional a partir de incrementar políticas de corte popular y nacional se han modificado las condiciones de vida de la mayoría de los argentinos y se han modificado las condiciones estructurales de la economía, de la política y de la sociedad, sin embargo esta iniciativa, esta acción carece de una estructura que la sostenga y que la lleve en el tiempo, por eso vemos que hoy después de cuatro años vamos a una elección en donde más de la mitad de los candidatos son de la vieja política, porque no alcanzó con los cambios económicos, sociales y culturales que se han dado a lo largo de estos cuatro años.

Porque a la hora de definir candidaturas y a la hora de definir espacios de poder institucional, lo que determina es el poder real, porque por más que Cristina tenga un intención de voto del 50 % en el barrio, el que garantiza que el poder sea mediante los votos sigue siendo el puntero y en el distrito, el que sigue garantizando el poder o gran parte del poder es el intendente y en las provincias los que garantizan gran parte del poder son los gobernadores, entonces nosotros encontramos que si bien la argentina avanzó, si bien las clases más humildes han mejorado su calidad de vida, la clase media ha mejorado ampliamente, si bien la calidad institucional mejoró, la estructura política que es fundamental no se logra renovar, es evidente que si nosotros no nos ponemos esta camiseta, no nos ponemos a la altura de las circunstancias a la hora de plantear que tenemos que construir poder político, una alternativa política, en cada barrio, en cada provincia, evidentemente este proyecto va al fracaso porque no va haber proyecto nacional, no va haber kirnerismo triunfante si no hay renovación política.

En segundo lugar, quería agregar que por más que Cristina continué lo iniciado por Kirchner y por más que los próximos cuatro años sean tan buenos como estos, si nosotros no incorporamos a la gente, no incorporamos a los humildes, no incorporamos a los trabajadores a este proyecto político, en el momento en que las papas empiecen a quemar no vamos a tener con que afrontar los problemas que se vienen, como, por ejemplo, el grupo Clarín decidió apretar un poquito y el panorama del país cambió totalmente. Hace seis meses parecía que estaba todo bien y ahora parece que esta todo mal porque es evidente que la decisión desde arriba es salir a confrontar.

Cuando el grupo Clarín logre entroncarse con un candidato como Macri y logre entroncarse con alguna dificultad que tiene con Cristina ahí va ser cuando se van a ver los problemas, y ahí va ser cuando los que hoy se dicen kirchneristas van a apegar el salto hacia otro poder porque está claro que gran parte de la estructura del PJ va a atrás del poder ya sea por Menem, por Duhalde, por Kirchner.

Entonces si nosotros no somos capaces de acá a las elecciones del 2009 de consolidar el MUP, un kirchnerismo más amplio, llámese MUP o como se llame, hay que consolidar la estructura del kirchnerismo, barrio por barrio, lugar por lugar para que no nos pasen por encima y, en este camino, lo otro que rescato del documento de lo bueno y lo malo es que este camino es muy difícil de hacerlo porque estamos yendo con el enemigo a muchos lugares, estamos durmiendo con el enemigo en Quilmes, estamos durmiendo con el enemigo en La Matanza, porque tenemos que compartir espacios del Frente para la Victoria con tipos que tienen otra política, otra percepción de la construcción del poder, de la construcción social, cultural, económica y de país.

Gracias a dios que los intendentes o los gobernadores no son nuestros enemigos hoy, porque de ser así estaríamos armando las valijas para irnos del gobierno, ahora el proyecto nacional que encabeza el presidente va a entrar en contradicción con estos sectores y va a entrar en contradicción más fuertemente con la clase dominante de la economía, cuando eso se junte con un candidato atractivo los problemas van a aparecer por todos lados y es ahí cuando se va ver que se construyó.

Cristina gana sola las elecciones, las gana caminando, pero eso no nos resuelve el problema de la construcción del poder, para ser gráfico: colgamos los votos de Cristina y colgamos el respaldo que nos da el gobierno nacional, si es necesario nosotros tenemos que llegar a poner una unidad básica o un centro social o un centro comunitario en cada cuadra, nosotros tenemos que llegar al 2009 con un local ya armado, ese es el poder, volver al poder de los gremios, volver al poder de los barrios, volver al poder popular, que le puede dar el sustento al proyecto nacional.

Esto es por ahí la preocupación, todo esto que estoy diciendo con 40 militantes no lo voy hacer, yo soy un autocrítico del MUP y si porque hace 2 años teníamos 10 militantes, pero a esta velocidad no llegamos, tienen que salir a convocar, tienen que salir a convencer, cada uno de nosotros tiene que salir a buscar un militante, aunque no quiera ponerse la remera del MUP, aun presidente de una asociación civil a un secretario general de un gremio, militantes territoriales, militantes gremiales, militantes políticos, hemos laburado bien y parece que el gobierno nacional y nuestro referente de gobierno que es Parrilli nos lo ha reconocido, nos lo plantea y nos da aire para llevar esto adelante, esto es un poco de la reflexión que yo tenia para arrancar.    

(Juan Manuel Fonrouge).

Yo lo que tengo para agregar es que nosotros para esta convocatoria la hemos restringido bastante, igual me parece importante que tengamos esta charla para comenzar con este grupo reducido, hemos pensado armar las listas con los compañeros de más confianza, que más experiencias tienen, que más trabajo han demostrado en el movimiento y que más capacidad de conducción en distintos ámbitos han demostrado.

Nosotros estamos acostumbrados a construir política, porque de por si el hecho de poner un comedor, más allá de poner en disputa el poder vos estas demostrando de alguna manera que hay hambre, que hay desocupación y que uno organiza a los vecinos de esa forma, como lucha social. Ahora lo que yo creo es que la lógica que venimos teniendo con el movimiento es de ampliación o de engorde, es importante la iniciativa de todos los compañeros, todos los que se suman que dicen que tienen un comedor, o una copa de leche, pero el problema que tenemos es debemos tener una estrategia de poder o de toma de poder o de lucha por el poder en la cual exista una capacidad nuestra de accionar políticamente.

En los ’90 la lucha se dio centralmente en una lucha de masas a nivel de la movilización, una situación en la cual nuestra capacidad de movilización, de organización, muchas veces significaba la cantidad de planes que sacábamos, la cantidad de alimentos que sacábamos, hoy creo que la forma en la cual nosotros tenemos que medir nuestra capacidad de lucha es con los militantes, con la capacidad de los cuadros que tiene el movimiento a lo largo de todo el país.

En el marco de lo social, cualquier compañero es válido, cualquier compañero suma, podemos armar cualquier iniciativa, podemos organizar cualquier cosa en los barrios porque son tantas las necesidades de abarcar, que podemos hacer un taller para los pibes, un comedor, una cooperativa, pero queda claro que en la estrategia de poder no podemos dar muchas vueltas, hay un camino donde se debe elegir centralmente para poder llegar, para tomar el poder.

Debemos tener, por un lado una estrategia avanzada, teniendo un convencimiento por parte de los compañeros de a dónde queremos ir, de otra forma es imposible. Centralmente en el poder creo que no hay muchas puertas, sino que hay una sola puerta y hay que construir las herramientas necesarias para avanzar en ese poder, por eso esto me parece importante distinguirlo, más allá de lo que es la estrategia social, la estrategia de acumulación de fuerzas, más allá del nivel cuantitativo, acá de lo que se trata empezar a construir una herramienta cualitativa, me parece que muchas veces las capacidades las tienen los compañeros, nos sólo lo que están acá sino también los que no están participando de esto, sobre todas las cosas tiene que haber un convencimiento de hacia dónde vamos y qué es lo que queremos, de valorizarse más como militante, sabiendo que hay una historia atrás nuestro, personales, de militancia, hay algunos que vienen de muchos años, otros que vienen de los ’90, otros que vienen de hace un par de años.

En líneas generales me parece que hay que valorizar a cada uno de nosotros individualmente y después a nivel grupal, en líneas generales hemos sido lo mejor que ha dado la política argentina en los últimos años, no es soberbia ni nada por el estilo, porque me parece que aquellos que asumieron el compromiso de cambiar la argentina en una situación en donde todo indicaba el sálvese quien pueda, arreglársela por separado, en donde todo estaba impregnado de la lógica del individualismo, del tipo que aparecía en televisión, del estafador empresario, del garca y me parece que aquellos compañeros que se comprometieron y se arremangaron para cambiar la Argentina y han dejado de lado los intereses personales para trabajar por un interés colectivo, me parece que tiene que ser revalorizado, primero cada uno de nosotros y después ver al compañero que tenemos al lado, esta es la base para empezar a crear esta nueva conducción mucho más amplia y es importante que lo empecemos hacer.

Quizás llegamos gracias al propio movimiento, o los pasos necesarios que tuvimos que dar. Me parece muy interesante que a pasos de estas elecciones lo planteemos en función de las próximas elecciones y en función de una estrategia clara.

La estrategia del movimiento tiene que ser una estrategia por el poder en la Argentina, no hay vuelta en ese sentido, después los métodos para construir todo esto y los métodos que tiene cada uno y lo que se construya a nivel territorial, a nivel gremial, a nivel juventud, ese es otro tema, pero centralmente la condición de cada uno de nosotros y de esta conducción ampliada o rompiendo la estructura orgánica, me parece que tiene que tener en claro que acá es hacia donde vamos, que es al poder de la argentina    

 (Luis Quinteros).

En base a lo que Coco hablaba creo que nosotros tenemos un pueblo muy voluntarioso y es muy hacia delante pero me parece que en lo que nosotros tenemos que pensar es en el tema del progreso del Movimiento de Unidad Popular. El otro día en una charla que tenía con Federico en el viaje a Jujuy, me decía no es difícil, compren un mapa y marquen donde estamos trabajando y van a ver donde ya estamos trabajando y que fallas tenemos, si discutimos todas las semanas el trabajo territorial vamos a ver como desarrollar un trabajo más amplio. Una estrategia es crear una táctica y la estrategia es crear una táctica para meter estratégicamente a los territorios.

Porque es verdad lo que dice Coco todos los jóvenes son los mejores que he visto en todos los años en militancia, no se compara con el Movimiento Evita, tal vez tengan otras cualidades, pero estos son más genuinos.  

(Rufino Almeida).

 A mi me parece que se plantean cosas importantísimas, primero arranco con lo que dijo Esteban como presentación, plantearnos por qué estamos acá y el primer punto que se venía discutiendo es que se ha avanzado muchísimo en términos de crecimiento a nivel nacional, en el conurbano y en presencia, la otra vez lo decía en una de las reuniones, en la mesa nacional, en uno de los plenarios, que habíamos arrancado por las necesidades, que habíamos arrancado por los planes y que ya no nos alcanzaba con los planes, salíamos a pedir trabajo, después nos dimos cuenta que además de pedir trabajo había que pedir condiciones para ese trabajo, te das cuenta que todo depende de las políticas que se desarrollan en función de distribuir la riqueza, en generar trabajo y demás que eso es en función en la capacidad de decisión, formando parte en las decisiones o metiendo compañeros en la gestión y así es donde se ve cómo se une lo social con lo político, que no son cosas distintas, no es que estamos abandonando el trabajo social en los barrios porque nos faltan tantas cosas como antes, por ahí mejoran algunas cuestiones pero trabajo con altas condiciones para esos trabajos nos faltan, ahora hay que ver con quién lo discutimos y ver qué necesitamos para desarrollar nuestros proyectos. Hoy movilizaron en La Plata las cooperativas de construcción para exigir los pagos atrasados en el municipio.

Las cooperativas en La Plata se construyeron con la lógica de los planes, cuando dijeron vamos armar cooperativas en esto de buscar trabajo, ahí los compañeros se anotaron, después hubo que trabajar, ahí nos dimos cuenta que había problemas de organización, que había que saber el oficio para poder trabajar, eso nos genera despelotes internos, el movimiento sobre la marcha va instrumentando cómo nos vamos organizando.

Por otro lado, también nos dimos cuenta que nos pagan cuando quieren, el municipio nos pone condiciones, y hay otras condiciones para poder trabajar como nosotros queremos y esas son condiciones políticas, entonces tenemos que discutir también las políticas y eso no es un proceso sólo del MUP, lo estamos viendo en distintos lugares y distintas organizaciones.

El otro día algunos compañeros y algunos compañeros movilizaron de distintos barrios apoyando el pedido de personería de la Cta., pero no solo fue por lo de la personería sino también por la paritaria social, la paritaria social es lo que estamos diciendo: que nosotros salimos a reclamar mejores políticas de viviendas, de salud, y mejores condiciones para trabajar, para el trabajo autogestionado y demás, es que todavía esta vigente la capacidad movilizadota de la gente para decir: momentito, si Cristina dice que va haber cambio social, que una de las herramientas del próximo gobierno debe ser el dialogo social, nosotros queremos estar en esa mesa, pero también queremos estar como movimientos en distintas instancias, pero también vamos a querer estar en los municipios.

Esa disputa y esa lucha tiene que quedarse en los municipios. En otros momentos por ahí lo primero que hacíamos era cortar una calle quemar, unas gomas, pero se empezó a discutir con el municipio condiciones de cómo se va a cobrar, cómo se van a certificar las medidas que estamos haciendo, cosas concretas, esa es la puerta y la organización que vamos generando. Para poder discutir esa política también hay que lograr que del otro lado del mostrador haya compañeros nuestros o sean de otros movimientos, pero que respondan a estas necesidades y podamos trazar una misma estrategia en cómo construir el poder popular y ver qué es lo que necesitamos nosotros y no las multinacionales; creo que este es un tema importante en términos de lo que hablábamos con Esteban y otros compañeros, es que esto también tenemos que cumplirlo acá sino se va parte de la realidad del barrio con la realidad de la acción política de lo que se llama la superestructura, los compañeros que están permanentemente hablando con Parrilli y otros, esto también hay que discutirlo acá con los compañeros y ahí esta la importancia de que ustedes vengan a estos espacios y que generemos cada uno de ustedes charlas y discusiones. Y que no solo se charle, porque es la política neoliberal el decir el problema es el bache o el problema es la zanja, si, es cierto, esa zanja esta así porque hay una política general para que los barrios estén así y que los barrios de los countrys estén mejor, porque la distribución de la riqueza está despareja, tenemos que discutir por las zanjas pero también para que haya políticas para ello.

Porque cuando “me arreglaron la zanja de la puerta de mi casa”, no resolvieron el problema de todo el barrio es decir  que hay toda una cuestión que hay que empezar a resolver no sólo lo puntual, las dos cosas son importantes  y para poder discutir eso además de la discusión tenemos que empezar a pensar en capacitarnos, en armar equipos en cada área de trabajo, cuales son las cosas principales, más importantes, cuáles son la políticas que necesitamos en el barrio, en el territorio y qué es lo que necesitamos para el trabajo autogestionado, entonces armar equipitos y empezar a formarse y sacar de ahí compañeros que vayan metiéndose en la gestión para tener gente nuestra en el otro lado de los mostradores, para saber que cosas hay que pedir.

Siempre pongo como ejemplo el tema de alimentos, antes íbamos y pedíamos y nos dan lo que ellos quieren, yerba, fideos, entonces nosotros tenemos que empezar a discutir qué tipos de alimentos queremos, cuál es la nutrición que tiene que haber, y cuándo se discuten esas provisiones o una proveeduría en el barrio estamos viendo qué es lo que necesitan nuestros hijos para crecer, esto es el tema que me parece más importante de esta etapa del crecimiento, porque antes era salir para allá y quemar gomas, bueno ahora ya pasamos a otro nivel, en este nivel los compañeros de construcción, los compañeros militantes que son todos ustedes, que somos todos nosotros tenemos que empezar a afinar, a discutir entre nosotros y a fijar las tácticas y la estrategias que más nos convienen y eso implica tener decisión en las elecciones de octubres, tener decisión en cada municipio, eso implica que tenemos que juntarnos para discutir todo esto para charlar para intercambiar y tener mas claro todo.      

(José Martino).

 Yo me había enganchado con lo de los militantes, yo creo que gran parte de la riqueza de este movimiento es que acá hay compañeros que vinieron de diferentes ideologías, compañeros que vienen del peronismo, del anarquismo y sin embargo hemos logrado encontrar lo político por encima de lo ideológico, pero sin embargo lo ideológico pesa para las decisiones políticas que uno lleva adelante y eso es algo que hay que valorarlo permanentemente.

Las ideologías diversas que hay creo que nos potencian para afuera digamos, porque se respeta las diferentes tendencias.  

(Federico Martelli).

El tema es que una vez que está el espacio es no quedarnos, porque del ‘76 a 2003 estábamos expulsados del esquema del poder, porque había dos partidos que tenían el espacio de poder y los dos partidos estaban colonizados por la oligarquía, entonces estuvimos 30 años fuera de espacio del poder y esos 30 años implicaron que muchos de nosotros desconociéramos la lógica del poder y cómo se traduce en el poder institucional, entonces ya está,.

Ya somos gobierno hace 4 años muchachos, no nos pasemos diciendo "que movimiento qué vamos a construir", "qué lindo movimiento que tenemos", porque la responsabilidad nuestra ya va más allá del MUP, ahora la responsabilidad nuestra es aportar en la construcción del proyecto nacional, del que el MUP es lo que nos agrupa, lo que nos da identidad, pero la problemática nuestra trasciende esto, ya sé que hay miedo o que hay inseguridad de cómo meterse en esto,

La seguridad nos la da el propio movimiento, nos la da el discutir entre nosotros, nos la dan nuestras propias tradiciones, nuestra propia cultura del movimiento, nosotros tenemos que romper con toda esa inseguridad e ir a discutir la política en concreto y discutir como trasformar a cada militante en un referente, como trasformar a cada referente en un dirigente y como trasformar a un compañero dirigente en un concejal, diputado, intendente, funcionario, lo que fuere, porque si nosotros nos quedamos mirando hacia adentro y no estamos aportando al principal problema de la Argentina que es la falta de una estructura de cuadros capaz construir definitivamente la argentina del pueblo.

Nosotros tenemos un gobierno popular por acá y un gobierno antipopular por allá, una derrota popular, un triunfo popular, un triunfo del pueblo, un triunfo de la oligarquía, si nosotros partir de este gobierno que arrancó hace 4 años vemos que hay una luz, una posibilidad aunque sea re loca, de generar un quiebre de la Argentina y decir vamos a tener un país estable durante 30 años, qué significa esto: que vamos a tener un país con proyecto nacional por lo menos durante 30 años.

Pero saben cuál es mi preocupación: que dentro de 4 años perdemos y todo lo que trabajamos durante estos 8 años se va al tacho.

En 4 años perdemos y viene un tipo y nos dice hay que hacer esto o lo otro y volvemos a estar igual.

Nosotros tenemos una oportunidad, que hace muchas generaciones que no se tiene: que no es una oportunidad en la Argentina es una oportunidad latinoamericana. Hay una luz de esperanza que es latinoamericana, que es lo que quiere decir Chávez cuando dice que hace 200 años que no se daba esto, que hace 200 años que no se daba el simultaneo de varios países la posibilidad de alcanzar un camino de soberanía, de independencia y de justicias social, ahora si nosotros no nos integramos como engranaje en la construcción al proyecto nacional  estamos perdidos.

Esta es la idea que nos tenemos que llevar cada uno de nosotros de acá. Y como dijo Marcelo Godoy, cómo lo traducimos cada uno en lo cotidiano, nosotros creemos que en cada distrito en cada uno de los barrios, en cada uno de los gremios hay que pelearla, pelear la campaña para construirse como referentes, para instalarse como referentes tanto a nivel personal los compañeros que tienen esa capacidad, pero sobre todo a nivel colectivo.

Y que empiece a verse que no solamente la estructura de los intendentes puede ser el Frente para la Victoria ustedes tienen que sobre dimensionar esta situación, tienen que sobre dimensionar este peligro, nosotros estamos viviendo un momento de alegría, qué bárbara Cristina!, el movimiento crece, los salarios aumentan, el país está mejor, pero esto se puede ir a la mierda en 4 años.

Si nosotros no construimos poder esto se va a ir a la mierda en 4 años porque es la historia de la argentina, porque a cada movimiento nacional le a aparece un movimiento antinacional y oligarca y esa es la historia del péndulo, siempre de un lado y del otro.

Yo no quiero estar en 4 años tirando piedras, yo quiero estar en 4 años discutiendo la familia que antes tenía un plan ahora se está comprando una casa, un auto, yo quiero discutir cómo mejoraron las condiciones de vida, la salud, pero esto es responsabilidad de los militantes y ustedes dirán, pero cómo nosotros lo vamos hacer, si ustedes miran quién lo va hacer,  si no son los militantes de a dónde van a salir los cuadros?

Quiénes somos los que podemos gestionar de manera honesta, quiénes son los tipos que se acuestan a las 2 de la mañana para solucionar el problemas del vecino, si esperamos ver quién va a poner los cuadros, a ver de dónde van a salir, yo se que es difícil verse a uno mismo en el lugar de conducción y abandonar la comodidad de ser un coordinador del movimiento, o abandonar la comodidad de ser el presidente de la cooperativa o abandonar la comodidad de estar en una oficina para ser un referente político, con todo lo que ello implica, con las presiones, con las dificultades, con lo miedos, es una tarea más difícil, seguramente es mas fácil ser responsable de un centro social o de un comedor, que ser un referente político, ahora si ustedes patean a los referentes actuales porque no solucionan nada y porque no gestionan a favor de la mayoría tienen que verse ustedes en ese lugar y tienen que verse como parte de un colectivo, ahora dejemos, que lo anterior ya pasó, no boludiemos durante 4 años tomemos los cuadros, acá la mayoría del movimiento somos jóvenes y eso es una oportunidad.  

(Esteban Concia).

 Acá hay mas espacios en la gestión, que militantes, tenemos que hacernos cargo de romper con el esquema, y este espacio rompe con el esquema, porque acá entra cualquiera de alguna manera, los espacios están, tiene que ver de cómo encaramos la cosa, tiene que ver que somos parte del Frente para la Victoria, somos parte del gobierno, somos una parte, pequeña, somos una parte débil, estamos compartiendo con estructuras mucho mas fuertes, mucho más complicadas, nosotros somos una parte a la que le están dando mucho aire, creo que Parrilli hace 1 año y medio que no llama para apurarnos, la ultima vez creo que fue cuando le íbamos hacer un escarche a La Nación y desde ahí no hubo cosa que no apoyara y no hubo cosa que no alentara, me parece que nos están dando mucho aire y nos están dando una oportunidad muy importante, si somos capaces de poner en el centro a la política, en concreto de ser parte de la gestión y de ser parte mas protagónica de este proceso.  

+ NOTICIAS