Los jóvenes militantes tapizaron las calles con la leyenda “Cristina 2011”

Los jóvenes militantes tapizaron las calles con la leyenda “Cristina 2011”

La juventud que revienta el estadio”, bramó desde el escenario Andrés “el Cuervo” Larroque, titular de La Cámpora, y el palacio Tomás A. Ducó estalló en un aplauso. Es que los jóvenes, junto a Cristina Fernández y el recuerdo de Néstor Kirchner, fueron ayer los grandes protagonistas del acto de La Corriente Nacional de la Militancia en la cancha de Huracán.
A las seis de la tarde la Avenida Colonia era un tapiz de volantes que llevaban la leyenda “Cristina 2011”. En el dorso aparecían alternativamente los nombres de los precandidatos a jefe de gobierno porteño Daniel Filmus, Carlos Tomada y Amado Boudou, quienes minutos más tarde compartieron el escenario, aunque desde distintos lugares. Tomada fue uno de los primeros en llegar, se ubicó a la izquierda del escenario y siguió de pie el discurso de la presidenta. Por su parte, el senador Filmus ocupó un lugar al lado de Edgardo Depetri, del intendente de Quilmes, Francisco Gutiérrez, del diputado del Frente para la Victoria, Agustín Rossi y de Emilio Pérsico, en el centro de la escena.
En los extremos se sentaron Sergio Urribarri, gobernador de Entre Ríos y Larroque. Boudou llegó casi al mismo tiempo que la presidenta y encontró su lugar junto al resto del Gabinete de Ministros, que tuvo asistencia perfecta.
El escenario estuvo ubicado sobre la tribuna Oscar “Ringo” Bonavena y contó con una enorme pantalla de LED. Más allá de los muchos militantes –la organización habló de 80 mil personas adentro y 20 mil afuera, aunque tal vez haya habido algunos menos–, los encargados de custodiar el acto fueron dos enormes pingüinos inflables que llevaban la frase “Vos también podés ser parte de la historia” escrita en el pecho.
Cuando el locutor anunció el arribo de Cristina Fernández, la concurrencia la recibió con un “Borombombom Borombombom/ para Cristina la reelección” que duró casi dos minutos. El cántico fue el hit de la tarde y fue entonado en varias oportunidades. La presidenta, vestida de negro, se ubicó entre Daniel Scioli y Depetri, y antes de comenzar su discurso cantó el Himno Nacional, que gran parte del público acompañó con los dedos en “V”, en un gesto inequívocamente peronista.
“No está la presidenta de la República, está la compañera de todos ustedes”, comenzó Cristina, antes de pedir que el acto fuera un homenaje a su “compañero de toda la vida”, Néstor Kirchner.
“Florencia me dijo que fuera puntual porque se está muriendo de calor”, comentó la presidenta en referencia a su hija, que por primera vez participó de una convocatoria junto a La Cámpora. La menor de los Kirchner se ubicó con su hermano en la tribuna Colonia, frente al palco desde donde hablaba su madre. En esa parte del estadio también estuvieron la Juventud Sindical que encabeza Facundo Moyano y los militantes del Movimiento Evita.
“El acto fue una gran demostración de fuerza del kirchnerismo. Me sorprendió ver a la juventud tan organizada”, le dijo a Tiempo Argentino uno de los asistentes, Gustavo Romero de Parque Patricios, que milita en la Tendencia.
“¡Cuánta pendejada! Esto es una revancha del ‘73”, aseguró Omar Dalponte, sub 70 de Lanús.
Héctor Díaz, de 21 años, contó que descubrió hace poco la militancia en Laferrere y le tomó el gusto a la discusión y el “intercambio de opiniones” en el MUP. Él fue uno de los tantos jóvenes que se acercaron a la cancha de Huracán.
“¡De acá a Luján gana Cristina!”, se sonreía Ángel Víctor Romano, otro de los asistentes. Aunque sería un error, a los 66 años, incluirlo entre los “imberbes”. En sus manos sostenía un cartel que lo identificaba con otro grupo etario: “Los Mayores Peronistas”.

Publicado en "Tiempo Argentino", el 12 de Marzo.

+ NOTICIAS